¿Qué es un TPV y para qué se utiliza?

¿Qué es un TPV y para qué se utiliza?

La utilidad de un TPV en determinado comercio resulta de gran amplitud, en primer lugar porque responde a la atención y seguimiento de dos grandes actores: el cliente y los procesos inherentes a la admiración y por otra parte, tener concatenado todo desde un solo lugar.

En respuesta a las necesidades humanas, la tecnología TPV ha evolucionado al punto de crear un tpv táctil de gran utilidad para los servicios de hostelería entre otras áreas de comercio.

Si este tema es de su interés, aquí podrá profundizar en cuanto a su utilidad de este conveniente software.

¿Qué es un TPV y para qué se utiliza?

¿Qué se entiende por TPV?

Se refiere a las siglas que definen a un Terminal de Punto de Venta, es decir, un dispositivo (físico) que permite la aprensión de los datos de las tarjetas de débito o crédito de un determinado usuario.

Una vez leía la misma, se procede a ejecutar el débito correspondiente ante la entidad bancaria, a fin de comprometer tal dinero para los fines definidos (compra).

Este sistema funciona por medio de un software (sistema operativo) y cuenta con el lector de los datos (datáfono).

El procesamiento que se realiza en el TPV pudiera a simple vista resultar sencilla y de hecho, lo es, sin embargo, el proceso interno de la gestión virtual conlleva a coordinar con los actores siguientes:

  • Emisor: Está representado por la entidad bancaria. La cual dispone en la cuenta del cliente o en calidad de préstamo (tarjeta de crédito) el dinero necesario para la compra.
  • Titular de la tarjeta: El cliente, es quien consigna su tarjeta ante el establecimiento, como forma de cancelación del servicio o producto.
  • Vendedor: Procesa la operación para la ejecución del débito al cliente para que sea trasferidos tales fondos a su cuenta.

 

¿Cuál es la utilidad de un TPV?

No sólo lo que corresponde al aspecto de rentabilidad económica tiene que ver con la utilidad de este tipo de software; es mucho más amplia pues abarca el seguimiento y control al recurso humano con el que se trabaja. A detallar:

  • Control de efectivo: A pesar de no ser el recurso más utilizado por la mayoría de los usuarios, representa una forma de control para evitar fugas no identificadas desde el inicio de la jornada laboral.
  • Control de nuestras operaciones: Están referidas a los pagos con tarjetas de crédito y débito, en este caso, un TPV logrará contabilizar cada pago y reflejarlo en la totalización diaria. ¿Qué puede permitir este proceso? Además de contabilidad detallada, tomas de decisiones para mayor rentabilidad con base a las estadísticas reportadas.
  • Simplificación de la contabilidad: Es importante poder llevar un estricto control de ingresos y egresos no sólo del flujo de caja, sino además de inventario para mayor control de recursos de inversión.
  • Favorece la gestión y organización comercial: Representa si se quiere TODO lo anterior, sin duda alguna una adecuada gestión desde el inicio de la jornada, permitirá de forma efectiva y eficiente accionar en pro del crecimiento del negocio que se tenga.

 

En definitiva, no hay otra herramienta que tienda a optimizar su funcionalidad en el tiempo que el TPV. Así que, de cualquier manera, será la mejor decisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.