Trabajar como operador de cámara

Trabajar como operador de cámara

El trabajar como operador de cámara es sinónimo de poseer la primera visión, acercamiento y captación de las ideas de guionistas, libretistas, productores, directores, en fin, un grupo o un particular visionario que desea plasmar en un film o video todo aquello que se siente, se sueña, se debe decir y mostrar, que vale la pena de una u otra forma.

Incluso para el mero entretenimiento con ese toque de improvisación y/o empírico que últimamente acompaña a las producciones caseras (TikTok, Instagram Reels, Kwai, etc.), requieren de un operador de cámara.

Y vaya que el entrenamiento en esta área ha crecido en todos los países en los últimos años, aumentando la profesionalización y creando un campo bastante nutrido y competitivo. Con tan sólo ver en los ayuntamientos o ministerios las solicitudes de arraigo laboral que se han incrementado en los últimos años y las plantillas de las productoras audiovisuales, nos damos una idea del interés que este arte despierta.

Virtudes de un camarógrafo

El trabajar como operador de cámara puede parecer sencillo y quizás un oficio, pero no, hay que tener un ojo, un carisma y un entendimiento de cómo se ha de mostrar al mundo lo que a través de una lente se observa, único.

Claro que en las escuelas de cinematografía, artes para la televisión y afines bien que se enseña el manejo integral de una cámara de video, desde las profesionales hasta las cámaras mini DV en sus distintas marcas, resoluciones y diseños anatómicos y potencial digital.

Pero no es sólo una cámara de video sofisticada la que hace a un camarógrafo. Se requiere de mucho empeño, entrega e incluso alejarse de tabúes para poder plasmar realidades, ficción, arte, crudeza, sucesos, entornos y demás con la sobriedad y profesionalismo que por décadas han entregado quienes se han dedicado a trabajar como operador de cámara en todas partes del mundo.

Trabajar como operador de cámara

Dónde o en qué trabajar como operador de cámara

Como bien dijimos, el mercado laboral se ha hecho más competitivo y hay que mostrar más de sí, para ser contratados, no con esto queriendo decir que no hay oportunidades.

Al contrario, trabajar como operador de cámara puede ser un primer empleo como un empleo secundario bastante lucrativo, mientras se mantenga un alto nivel de responsabilidad y no se confunda a la ética con tabúes.

El cine dedicado al público adulto tiene muchísimos camarógrafos que sólo van a su trabajo, no a juzgar. Y siempre se requiere de ellos.

Las escuelas de cine y televisión se han dedicado a formar generaciones integrales de operadores que sepan tanto grabar como editar videos y contar una historia; en fin, han preparado a personas con capacidad de realizar documentales y esto resulta ventajoso para cualquier grabación o filmación.

En los últimos tiempos los creadores de contenido para webs y vblogs, YouTube, influencer,  entre otras plataformas de redes sociales ligadas al mundo de video, demandan de quien sepa trabajar como operador de cámara e incluso les ayude a trabajar los planos, dirección, secuencias, iluminación, edición.

Esto acrecienta el mercado laboral, además de las necesidades para el ámbito publicitario y de mercadeo, sea para grandes agencias como para particulares que quieren exponer sus productos, bienes o servicios a través de la Internet.

Especializarse en grabaciones de exteriores e/o interiores ayuda también a ser tomado en cuenta para trabajar como operador de cámara en producciones para cine, documentales y televisión.

Esta es una profesión (los estudios y la práctica la hicieron trascender desde oficio), que aumenta con los años y no tiene fin. Así las cámaras sean más pequeñas, será el profesionalismo de quien se pone a trabajar como operador de cámara lo que le dará el valor estético y será parte de la garantía de éxito incluso de la grabación de una boda, un sketch para TikTok así como ser el camarógrafo de un noticiario, telenovelas, de acción deportiva o de producciones para cine de todo calibre.

Y en nuestro país, entre connacionales y extranjeros, ¡vaya que hay buenos profesionales para elegir y que nos ayuden a conseguir el éxito!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.